top of page
  • Foto del escritorMariana Simone

Paradigmas, Cambio y el Arte de lo Incomodo.

¿Alguna vez has soñado que vuelas, y mientras estás soñando te das cuenta de que eso es imposible?, o ¿has soñado que tienes un superpoder, y de igual forma has pensado, dentro del sueño, que eso es increíble, y que no es posible en la realidad? Seguramente sí, pero por el contrario, cuando la voz en tu cabeza te dice que no puedes, o que no eres lo “suficientemente” lo que sea, te parece real y cierto.



Liderazgo es dominar el arte de lo incómodo
Liderazgo es dominar el arte de lo incómodo

Desde que nacemos, los seres humanos comenzamos a aprender, somos unas pequeñas esponjas que vamos absorbiendo toda la información que nos brinda nuestro entorno, y debido a la capacidad de nuestro cerebro de aprender y desarrollar conexiones neuronales (neuroplasticidad), vamos reforzando aquellas que más se repiten, y así nos vamos programando, creando ríos de pensamiento.


Imagínate una superautopista, perfectamente bien pavimentada, de cinco carriles; esos son los patrones de pensamiento que has reforzado, lo que has repetido una y mil veces, y aunque tiene su lado bueno, como es el tener expertise en algo, también tiene su lado negativo y es que nos cierran, nos provocan lo que se conoce como “ceguera de taller”.


Ahora, visualiza un camino de terracería, es más imagina que aún no existe camino. Eso representa las cosas que no has intentado, las ideas que no te has permitido considerar, las conexiones neuronales que aún no se han creado.


Volar o tener un superpoder en tus sueños te resulta imposible de creer, ya que es algo que no has experimentado nunca antes, pero el “No se puede” de tu mente, cuando intentas algo nuevo, sí lo has experimentado, has cometido errores, has sufrido tropiezos, has escuchado muchas voces, incluso de seres queridos y bien intencionados, que te lo han dicho, por lo tanto, en vez de intentar empezar a labrar el camino en la terracería, optas por recurrir a tu superautopista de lo que ya conoces que es el “No puedo”.


Te comparto mi definición personal de liderazgo, luego de haber trabajado con poco más de 40,000 líderes en México y América Latina:


“Liderazgo es dominar el arte de lo incómodo”


Te decía que el Liderazgo implica dominar el arte de lo incómodo, y es que resulta incómodo el hacer las cosas extraordinariamente bien. No te engañes, nadie ha sido recordado nunca por ser ordinario, obediente o normal. ¿Cuesta trabajo?... ¡Mucho!... ¡Muchísimo! Hacer las cosas extraordinariamente bien… ¡Cuesta trabajo!


Liderazgo es dominar el arte de lo incómodo
Liderazgo es dominar el arte de lo incómodo

Y ¿sabes por qué cuesta tanto trabajo? Porque como te decía así estamos programados. Así nos han programado sin querer: nuestros padres, abuelos, tíos, primos, amigos, compañeros de trabajo, los medios de comunicación… a seguir la ley del mínimo esfuerzo, a buscar los atajos, a conformarnos con “vivir”.



Permíteme que te cuente una pequeña historia. ¿Te suena el nombre de un tal Sócrates?... Bueno, cuando Sócrates estaba por plantear la Metafísica (ciencia que estudia al ser), revisó lo que opinaban dos filósofos: Parménides y Heráclito. Parménides era de la opinión de que el ser no cambia, el ser es, el ser es inmutable. Para Parménides todo lo que puedas ver como un cambio en el ser, es algo que ya existe en el ser. Por ejemplo el huevo no cambia a ser un pollito, ni el pollito cambia a ser un gallo. Dentro del huevo ya esta el pollito y el gallo. Heráclito opinaba distinto. Él opinaba que el ser está en constante cambio, que el ser nunca es el mismo. Heráclito nos regalaría la frase de que Nadie se baña en el mismo río, pues el río al llevar agua distinta nunca es el mismo, y si la persona siempre está cambiando, la persona que entra al río no es la misma que la sale del río. El problema es que Sócrates optó por la idea de Parménides y eso afecta el cómo hemos sido programados.


Y de pronto nos encontramos pensando: EL SER ES INMUTABLE, EL SER ES… TODOS LOS HOMBRES SON IGUALES… TODAS LAS MUJERES SON IGUALES… SOY ENOJÓN… SOY TÍMIDO… Y la verdad es que NO ERES, si pensáramos de acuerdo a Heráclito, VIENES SIENDO, a veces tienes comportamientos ENOJONES, a veces eres TÍMIDO. Te apuesto a que hay veces en que no lo eres, pero pensamos en el ser como una sentencia, como una cadena perpetua.


Humberto Maturana dice que vivimos en mundos interpretativos, y el Talmud nos diría que no vemos el mundo como es, vemos el mundo como somos.


A lo largo de la vida hemos ido acumulando formas para interpretar nuestro mundo: de nuestros padres, abuelos, tíos, profesores, amigos, conocidos, sacerdotes, medios de comunicación… y así vamos interpretándonos a nosotros mismos, nuestra vida, a los demás y todo cuanto ocurre a nuestro alrededor. Y así también es cómo hemos aprendido lo que se puede y lo que no se puede lograr.


Y cuando de pronto salta una idea rebelde en nuestra mente, las otras ideas hacen montón y la callan, y dado que son ideas “ciertas”, “respetables”, “mayores”, “aceptadas”… y como ocupan nuestra voz, pues les hacemos caso.


Para el cambio hay dos pasos: darse cuenta y hacerse cargo. Hay personas que tardan toda una vida en darse cuenta y 5 minutos en hacerse cargo, y otros que tardan 5 minutos en darse cuenta y toda una vida en hacerse cargo. Si ya te tardaste toda una vida en darte cuenta, no te tardes lo que te queda en hacerte cargo. Toma acción, y toma acción hoy. Pon atención a la vocecita que te habla en tu cabeza, escúchate y revisa qué de todo eso que te dices es cierto, qué de todo eso te es útil.


Mariana Simone Pérez.

Directora de Contenidos

Vida y Éxito

19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page